Soy médico??

Resultado de imagen de caricaturas del politico en el medico

Evidentemente no soy política, nunca lo he sido, en realidad ni siquiera me ha interesado. Forma parte de nuestras vidas, está ahí y hoy en día la tenemos hasta en la sopa. Hasta los niños saben identificar los colores de cada partido político, conocen a Donald Trump y se permiten hacer comentarios que ven en los medios de comunicación, lo que oyen de la gente y a ciertas edades en el colegio hacen una especie de debates.

Siempre he querido ser médico, desde pequeña me imaginaba cómo sería saber por qué ocurre un síntoma una enfermedad, qué lo desencadena y, sobre todo, como curarlo, cómo ayudar a la gente para poder desprenderlos de esa agonía. Recuerdo que en Selectividad tan solo marqué la casilla de Medicina, no me imaginaba haciendo otra cosa.

Durante los 6 años de carrera te da tiempo a pensar y a variar en muchas ocasiones sobre a qué te quieres dedicar, Digestivo, Primaria, Neumología, Pediatría…la verdad es que nunca me imaginé en Gestión. Pero de repente por carambolas de la vida apareces en un despacho de un Hospital donde fuera hay cartel que se lee Director Médico. Y lo que nunca me imaginé es la inmersión en la política!!!!!! de forma indirecta, pero aquí estamos, desde hace unos meses con todo el cambio político, en el que yo participé el día de las votaciones, con incertidumbre sobre nuestro futuro, la ansiedad de no saber qué pasará mañana, si merece la pena poner en marcha o seguir con todo lo que habías comenzado con tanta ilusión,  pero trabajando, al fin y al cabo eso es lo que hacemos trabajar, intentando sacar la LEQ, CCE, sacando de debajo de las piedras (y de Venezuela) profesionales para poder mantener la Asistencia Sanitaria y buscando espacios en un Hospital donde ya no cabe ni un alfiler, tranquilizando a los cargos intermedios y dándoles seguridad y a la vez viendo cómo van cayendo todos mis compañeros en otras provincias y preguntándote por qué, con qué criterio, somos médicos, sanitarios y luchamos diariamente por aquello que desde que era niña tanto ansiaba, ayudar a desprenderlos de esas agonías, no como lo había pensado , pero en realidad el fin de la Gestión es el beneficio del Paciente.

Ya se ha hablado mucho de la politización de la salud, recurriré a unas palabras que no son mías https://www.letraslibre.com> la politización de todas las cosas; la politización de todas las cosas ha tenido efectos devastadores sobre las relaciones personales. En su tratado de la amistad Cicerón apunta que la política es causa fundamental de la discordia entre amigos….

Cómo hacerlo

Todavía no sé cómo fue que pasé de las trincheras, mi consulta de Atención Primaria, con mis residentes, mis guardias, mi cupo… que tantas satisfacciones y quebraderos de cabeza me han dado; a la Dirección Médica del Hospital de mi ciudad, donde nacieron mis hijos,  y que tanto me duele que lo critiquen día sí y día también por lo “mal que se hace todo”. Quizás yo podía aportar algo, al fin y al cabo soy una experta en el manejo diario de los pacientes  y por otra parte entiendo muy bien al profesional.

Y ahora me encuentro todo el día trabajando a demanda, buscando soluciones a diario y resolviéndolos con cierta rapidez…He leído que un directivo en salud debe tener conocimiento en Modelos Sanitarios, dirección estratégica, buen gobierno y responsabilidad social corporativa;  sobre los sistemas de financiación, recursos económicos y contabilidad; sobre el desarrollo en cuanto a organización y alianzas estratégicas y operativas; gestión de personas, órganos de participación y sindicatos; sobre sistemas de información, cuadro de mandos, estadística y epidemiología; sobre gestión de pacientes, calidad y seguridad ; sobre gestión clínica y modelos de cuidados; bases de gestión no clínica de hospitales (mantenimiento, logística…); comunicación y marketing, y bases de investigación, docencia, innovación y bioética. Y por otra parte debe poseer habilidades sobre la comunicación y gestión en las reuniones, gestión de conflictos, clima laboral, ser asertivo y tener habilidad para la negociación y toma de decisiones; gestión del tiempo y del estrés del trabajo en equipo y modelos relacionales. Tener valores y principios personales y corporativos, resiliencia, adaptación al cambio. Ser flexible, perseverante, empático, humano y tener conciencia social.

Y cómo hacer para conseguir todo esto, cómo aportar; personalmente pienso que se trata de una tarea muy difícil, que no sé si lo lograré alcanzar donde unir esas habilidades que espero terminar por adquirir junto con una formación continuada que debería ser el impulso para la profesionalización de los directivos de salud pese a su inestabilidad en el puesto, la presión política y la social.