Antivacunas ¿Se inicia el retroceso?

calendario vacunas

La introducción de las vacunas ha sido una de las armas más eficaces en la lucha contra las infecciones, azote de la humanidad. El cambio que en los países desarrollado se ha producido en los índices de la mortalidad de la población se debe en gran medida a la vacunación, la viruela ha desaparecido de todo el mundo y la poliomielitis, ya inexistente en el mundo occidental, parecía que podría ser dominada totalmente en pocos años.

En España las campañas de vacunación han acabado con el sarampión y han disminuido significativamente el número de casos de difteria, tétanos, tos ferina, rubéola y parotiditis

Sin embargo, desde el inicio, determinados grupos de población se organizaron en contra de la vacunación obligatoria, ello fue favorecido por un artículo publicado en “The Lancet” en 1998 que vinculaba la vacuna de la triple vírica al autismo.

¿Tienen derecho a no vacunar o no vacunar a sus hijos los que se oponen a esta práctica? Podría pensarse que si en principio, al menos en caso de los adultos respetando así el derecho a manejar la propia vida, pero todos sabemos que eso supone poner en riesgo  a terceros.

Los humanos somos seres sociables, nos agrupamos para vivir, son excepcionales las personas que prefieren vivir en soledad absoluta, aunque podríamos asegurar que no fue así en alguna etapa de su vida. ¿Podemos aprovechar las ventajas de vivir en sociedad y despreciar uno de sus pilares, el cuidado de la salud del conjunto de la población? La respuesta es similar en todos nosotros: No, la vacunación es obligatoria y debemos evitar su incumplimiento. Hasta ahora no hay medidas claras para conseguirlo, pero empiezan a desarrollarse, por ejemplo ya está regulada en algunas comunidades la obligación de presentar la cartilla de vacunación para poder escolarizar.

Parece que se abre otro campo de batalla, la antivacunación llega a las mascotas, algunos dueños se oponen a vacunarlos con la vieja excusa del autismo, en los caballo es especialmente preocupante y en Nueva York se ha advertido ya de la escasa  de los perros, ¿Qué pasará con la rabia?

vacunas

Así, mientras la mayoría de la población desea que se descubran vacunas para las enfermedades infecciosas que aún no la tiene, evitando el dolor y sufrimiento, algunos no aprovechan los avances de la sociedad con débiles argumentos y es más aunque invocan supuestos estudios científicos no hacen caso de ellos al poner en riesgo la vida de los demás

Creo que las autoridades deben tratar este asunto con determinación y valentía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s