¿QUE HAGO YO AQUÍ?

CAMA SOLA

Son las 3 de la mañana, y me encuentro en la habitación de una clínica privada, acompañando a mi madre que se acaba de operar de una artrodesis de columna por una hernia. Miro a un lado y a otro y me pregunto cómo alguien que cree tanto en la sanidad pública puede estar allí.

tres camas           Todo se remonta a 8 años antes cuando a mi padre lo intervinieron por el mismo motivo y en esa ocasión gestioné todo para que se operara en un hospital público donde yo trabajaba. El tema quirúrgico fue bien pero a la hora de ingresar lo hizo en la famosa cama X, esto consiste en una cuarta cama situada a los pies de otras 3 camas sin mesita de noche ni nada más.

El ámbito sanitario ha sido fuente inagotables de promesas preelectorales que no siempre se han cumplido. En la campaña de las elecciones autonómicas de marzo de 2000, el entonces presidente de la Junta, Manuel Chaves, proclamó que «los nuevos centros hospitalarios, y progresivamente el resto de los hospitales, dispondrán mayoritariamente de habitaciones individuales» como medida estrella del único programa electoral «que está en condiciones de ser cumplido». Diecinueve años después, sigue sin ser una realidad.

Cuando un médico pasa visita, suele pedir que salgan de la habitación los acompañantes de los pacientes… se preserva la privacidad y se trabaja mejor si el paciente ha de exponer sus heridas o se le debe realizar algún tipo de exploración médica… pero… ¡¡los demás pacientes de la habitación están allí ¡¡ ¿Por qué tienen mis acompañantes que saber cómo me siento o cómo va el curso de mi proceso?

En una sociedad del siglo XXI es básico disponer para nuestros pacientes de habitaciones individuales, donde se pueda sobrellevar la estancia hospitalaria con, al menos, la intimidad y privacidad mínimas, donde nuestra información más íntima la conozca el personal sanitario a cargo y nadie más, donde las buenas y malas noticias acerca de nuestra evolución o pronóstico quede circunscrita a nuestro ámbito personal y/o familiar

Tener una habitación individual suele ser una preferencia entre quienes deben ingresar en un hospital. Pensamos que así contaremos con la intimidad necesaria en nuestro articulo.pngestado delicado de salud, aunque sea fuera de casa. Pero una reciente investigación publicada en la revista American Journal of Health Economics revela que compartir habitación puede ser beneficiosa en la recuperación de los pacientes.Según el estudio a partir de una muestra de más de 3.700 personas a cargo de Olga Yakusheva, profesora de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Michigan (EE UU), los pacientes a los que se les asignan compañeros de habitación más sanos requieren un 27% menos de atención medica y reciben el alta más rápido.

De todas maneras, a pesar de lo que concluyen este estudio y alguno similar, no hay una evidencia “robusta” de que las habitaciones compartidas en los hospitales tengan un verdadero impacto positivo sobre la salud y seguridad de los pacientes, ni siquiera sobre su satisfacción con la atención recibida en el hospital

En mi opinión lo que sí parece evidente es que a mayor edad las personas cuando enferman necesitan intimidad y estar rodeado de sus seres queridos, y a pesar de creer que la asistencia en la sanidad pública es mejor , prevaleció los aspectos de hostelería o mejor llamarlo los “aspectos” que realmente en ese momento a mi madre más le importaban.

3 comentarios sobre “¿QUE HAGO YO AQUÍ?

  1. Sobre este tema hay muchas opiniones y estudios respecto a habitaciones individuales o compartidas, eso si , no hablo de 4 por habitación claro, sino las dobles. En mi opinión son muchos los factores que hay que tener en cuenta como si realmente tenemos hospitales de agudos, o de crónicos (que seria una incongruencia mezclar hospital y crónicos). Yo personalmente pienso que en medio puede estar la virud y los centros deberían disponer de ambas opciones para ser utilizadas en funciones de las necesidades del usuario.

    Me gusta

  2. Hola, pues mira, no sé hasta que punto estamos aplicando nuestros valores y nuestras necesidades a los valores y las necesidades de los demás. Sí que esto es un tema muy tríado y llevado en el que abundan los “en mi opinión” sobre las evidencias científicas robustas como comentas.
    Si le preguntamos a alguien si prefiere habituación individual o habitación doble o triple con un enfermo moribundo, con una familia follonera y desestructurda, agitado por las noches y al que tienen que realizar curas muy frecuentes porque tiene una infecciones pestilentes, pues la respuesta está clara. Ahora bien, si el acompañante fuese tu pareja o tu hijo, porque estaís los 2 ingresados a la vez, la respuesta sería diametralmente opuesta. Pues entre estos 2 extremos hay muchas situaciones y contextos individuales y vividos de diferente manera que harán que la gestión de la hospitalización los tenga en cuenta en un plazo breve de tiempo si lo que queremos es una atención centrada en el paciente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s