El FINAL DEL CURSO LLEGÓ…

Hace ya 1 año que, indagando por la web de la Escuela de Salud Pública, recabé información del Diploma de Especialización en Gestión Clínica, organizado por dicha institución y cuya nueva edición, la número 24, está ahora en período de matriculación. Parece increíble, pero 1 año completo ha pasado ya.

         Es de todos conocido el prestigio de la formación desarrollada por la Escuela de Salud Pública, dependiente de la Consejería de Familias. Formación en diversos ámbitos de la sanidad, gestión, humanización, ética, etc. En mi caso, después de llevar 2 años dedicados a la gestión sanitaria en un centro hospitalario y apoyado por quien era, en ese momento, la directora gerente de mi centro, decidí iniciar un nuevo período formativo para intentar mejorar en aquello que ya estaba haciendo y que era la gestión de un centro hospitalario. La verdad, no era la primara formación al respecto que tenía porque, a diferencia de lo que puede parecer a muchos, en mi caso la formación académica fue mucho anterior al desarrollo profesional en el ámbito gestor. Aún recuerdo a aquellos compañeros que me miraban “raro” por dedicarme a estudiar gestión sanitaria y no únicamente temas relacionados con mi especialidad médica. Bueno, la vida es así y cada uno escoge el camino formativo que más le gusta, sin tener uno que ser un raro ni nada diferente a los demás. Como decía un profesor mío del instituto, en la campana de Gauss todos tenemos cabida.

         Tras un inicio de dudas en el Diploma, quizás porque mis expectativas eran superiores a lo que me había encontrado, fui encontrando que el curso estaba lleno de múltiples temas de gran interés y que podían aportarme una visión y formación de gran utilidad en mi trabajo diario.

         Ocurre que, a lo largo del curso, llega un cambio político en nuestra comunidad, entendido por muchos como una oportunidad de cambio histórico que permitiría nuevas formas de gestión en todos los ámbitos, incluido el sanitario, con la ilusión de que no se volvieran a cometer errores previos de nombrar cargos a dedo sin tener en cuenta la tan nombrada meritocracia.  ¡Bien, vamos por el camino correcto! Eso pensaba yo dentro de ingenuidad, mientras seguía avanzando nuestro Diploma de Especialización, módulo tras módulo, como margarita que fuéramos deshojando con el objetivo de que, en el mes de junio, pudiera contar en mi CV con el ansiado título. El final del curso ya está llegando!

         Cuál es mi sorpresa cuando en mi entorno laboral comienzan a llegar los cambios. Es verdad, se esperaba llegaran dichos cambios, pero no como han llegado. Si bien, como ya relaté en un post previo, estos cambios iban llenando las páginas de los medios informativos sanitarios diarios, siempre pensaba que serían para mejorar, para colocar en puestos de responsabilidad gestora a los mejores, a aquellos que por su formación académica y por su experiencia consiguieran que la situación de nuestros centros sanitarios mejora. Pero ha vuelto a ocurrir lo que siempre me había dicho mi madre “Antonio, no por mucho estudiar y formarse, se llega más lejos. Es mejor tener un buen padrino…”. ¡Cuanta verdad en esas palabras! No sólo no son buenos gestores, si no que muchos de ellos ni han desarrollado actividad gestora previa ni han tenido formación en dicho ámbito. Así, el cambio es imposible que llegue y la situación deja por los suelos a los que con el entusiasmo de mejorar hemos decidido formarnos continuamente en este ámbito que ahora parece puede desarrollar cualquiera, el de la gestión clínica. Entonces, me pregunto: ¿para que sirve todo esto de la formación en gestión?

2 comentarios sobre “El FINAL DEL CURSO LLEGÓ…

  1. Estimado Antonio
    Mi experiencia en gestión era escasa porque yo sigo a pie de cama como jefe clínico y si creo que aunque la política domina el campo de la gestión y la meritocracia no esta valorada, cuando ante el cambio político la mayoría de los nuevos cargos apenas tienen experiencia en gestión y menos aún formación especifica como la que estamos obteniendo en este diploma, mi sensación personal es la de haber entrado en contacto con temas desconocidos hasta la fecha y haber entablado relaciones personales y profesionales con todos los que estamos realizando el diploma y el profesorado que seguramente este en cargos de gestión o no me van a enriquecer en mi trabajo diario.
    Si es verdad que cuando inicie el diploma, me sorprendí que la mayoría de los alumnos ya estabais ejerciendo en cargos de gestión de responsabilidad desde hacia tiempo, cuando realmente debería ser al revés es decir primero estar bien formado para después gestionar pero probablemente nuestro ineficaz sistema ha permitido esto. Me he alegrado de que algunos de nuestros compañeros hayan sido llamados a ejercer puestos importantes de gestión ya que el diploma les va a ser de mucha utilidad salvo que todo lo que hemos aprendido del SSPA y sus diferentes aspectos cambien de manera radical con el nuevo gobierno.
    Y ante tu pregunta ¿para que sirve todo esto de la formación en gestión? te respondo como cuando me dice mi hija para que sirven las matemáticas, seguro que lo usaremos en nuestra vida profesional.

    Me gusta

  2. Intuyo una especie de crisis existencial ¿qué hago yo aquí? ¿esto que estoy haciendo donde me conduce? Efectivamente el entorno volátil ha hecho que alguno de los alumnos cambien el puesto de trabajo. Yo me incluyo entre ellos. He abandonado la gestión, con pocas perspectivas de retorno en corto medio plazo, y he vuelto a mi puesto base. Lejos de pensar en un fracaso personal o una pérdida de tiempo porque no lo voy a poner en práctica, lo que más me preocupa es la inversión que se ha hecho conmigo y que no va a retornar de manera directa en la organización. Este es un error estratégico de primer nivel, que los responsable del SSPA deberían empezar a tener en cuenta. ¡Cuanta experiencia, cuánto conocimento y cuantas buenas personas han liquidado en 2 semanas! Tenemos que tener un punto de vista positivo y pensar en qué vamos a hacer con nuestra experiencia y nuestro conociemiento en el puesto de trabajo que tengamos en el futuro. Y yo lo tengo claro y lo pienso poner en práctica. Si me fijo como objetivo cambiar mi organización para mejorar la sanidad pública no me queda más remedio que ehcarle una mano a mi inmediato superior y aportar conocientos y experiencia para cumplir ese objetivo. Y si alguna vez tengo la oportunidad de opinar en instancias superiores que no dude nadie que lo voy a hacer contodas las mejores intenciones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s