¿Tendrá el nuevo gobierno andaluz la solución a las listas de espera en sanidad?

En pocos días se producirá un cambio en el gobierno de la Junta de Andalucía después de 36 años de gobierno del PSOE. Entre las propuestas estrella presentadas se encuentra, entre otras muchas medidas a aplicar en el ámbito de la sanidad, la de reducir las listas de espera de nuestra comunidad.

       El pasado 8 de enero 2019 me levantaba con el titular “Las listas de espera hospitalarias estallan por los aires en Granada”, publicado por el periódico digital El independiente de Granada. En el artículo se muestra como los hospitales de Granada, Virgen de las Nieves y San Cecilio, presentan los peores datos de demora quirúrgica, consultas externas y prueba diagnósticas, a gran distancia del resto de hospitales andaluces.

        Haciendo un análisis de los datos publicados, se puede comprobar que, efectivamente, en cuanto al tiempo de demora en lista de espera quirúrgica, desde el 2016 al 2018 ha existido un incremento progresivo, pasando de los 64 a los 115 días (incremento del 22.3% entre junio 2017 y junio 2018). Del mismo modo, Granada presenta un tiempo medio de respuesta (68 días) en consultas externas 15 días superior que el promedio de Andalucía y un tiempo medio de respuesta para pruebas diagnósticas también superior al resto de hospitales andaluces, con 92 días de demora y 10.490 pacientes pendientes de algún tipo de prueba diagnóstica. 

        Los partidos integrantes del nuevo gobierno, PP y Cs prometen un plan de choque para mejorar la sanidad pública andaluza, con reducciones en las listas de espera, cuyos plazos máximos se rigen por ley en Andalucía, acabar con el colapso en las urgencias, ampliar a diez minutos por paciente la atención primaria y el cribado de cáncer de colon a usuarios a partir de 50 años, entre otras.

Ahora queda esperar como estas promesas se hacen realidad, como se implementan las nuevas estrategias que consigan lo que parece difícil de conseguir en este momento. Sin duda, la mejora pasa por una mejora de la eficiencia de nuestro sistema sanitario, en el que se consiga un equilibrio entre la oferta y la demanda, si bien en este momento, para conseguir salir de la mala situación existente, la oferta debe incrementarse para conseguir, posteriormente, dicho equilibrio. 

        Si este hecho se consigue con el nuevo gobierno, mi enhorabuena y agradecimiento y el de todos aquellos ciudadanos que están esperando en las interminables listas de espera actuales. Si no se consigue, una gran decepción y una reflexión de todos de si la sanidad puede depender del signo político de un gobierno o debería ser una estrategia consensuada por todos. Yo, sigo apostando por esto último…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s