Cambios paradigmáticos, ¿Cuánto cuestan?

Algunos dicen que para que se produzca un cambio tal que desafíe las costumbres impuestas y se modifiquen los hábitos de comportamiento se necesita que muera la generación anterior a él.

sello del dr semmelweis
En el campo de la salud tenemos un ejemplo clarísimo, el caso del no suficientemente famoso Dr. Ignaz Semmelweis, ginecólogo húngaro que trabajó en el hospital general de Viena en el siglo XIX. Resumiendo, en este hospital existían dos pabellones que atendían a las parturientas, con grandes diferencias en sus cifras de mortalidad por fiebre puerperal entre ellos, primer dato de por si sorprendente, (era mayor que la de las pacientes que parían en la calle o en sus hogares) pero más aún es que no se investigara la causa.

El Dr. Semmenlweis se propuso descubrir la variable letal, pensó en diferentes causas, entre otras hasta en el sonido de las campanas que anunciaban al cura para dar la extremaunción, este tintineo podría provocar un terror mortal en las parturientas, así que lo prohibió, pero nada cambió. Realizó cambios posturales entre las pacientes de ambos pabellones, cambios en la forma de administrar los medicamentos, aireó el espacio, pero nada sirvió. Bueno, algo si, el pabellón con menor mortalidad estaba atendido por matronas y el de mayor mortalidad por estudiantes de medicina. Propuso un cambio de personal y los indices de mortalidad se invirtieron, lo que provocó que el jefe del otro pabellón reclamara inmediatamente a sus matronas.

¿Cual era la variable entonces?. Algo le ayudó en su investigación, la muerte de un colega que se hizo un corte accidental en una autopsia. Ignaz observo que los síntomas eran similares a los de la fiebre puerperal. Los médicos tras las autopsias atendían directamente a las parturientas, sus manos pasaban de tocar cadáveres a tocar zonas especialmente expuestas, sin embargo, en las practicas de las matronas no estaba incluida las practicas de anatomía mediante la disección de cadáveres. Por lo tanto dedujo que era el comportamiento de los médicos trasmitiendo una “materia cadavérica” el causante de la mortalidad.

1 frase

¿Resuelto el problema? Pues parecía, porque al instaurar medidas de desinfección hubo un cambio drástico, se pasó en unos meses a una mortalidad inferior al 2%. Obligó a desinfectarse a su propio jefe, que enfurecido le expulsó de su pabellón.

Su irrebatible verdad chocó contra el prejuicio y egocentrismo de sus compañeros. ¿Cómo iban a ser ellos los causantes de la mortalidad?, ¿Insignes médicos, en la cima del saber, con la experiencia de toda una vida, debían cambiar su comportamiento porque alguien que no podía explicar la base científica de su idea lo pedía?.
Desconcertantemente, desde nuestro cómodo punto de vista actual, fue expulsado del colegio médico, las sociedades médicas de Amsterdam, Berlín, Londres y Edimburgo condenaron su teoría y las autoridades le ordenaron abandonar Viena.
¿Podemos ser los médicos los peores enemigos de un colega que destaque? ¿Pueden nuestra comodidad y nuestras costumbres chocar contra cambios necesarios y hacer que nos opongamos a ellos, ofendidos en nuestra sapiencia y bienhacer?

En Europa en el siglo XIX sí, Semmelweis cayó en barrena, llego a cortarse así mismo con instrumentos usados en autopsia para probar con su propia infección la verdad de sus palabras, sus trabajos científicos fueron ridiculizados y desacreditados, su carácter empeoró. se alcoholizó, y finalmente fue internado a la fuerza en un psiquiátrico (tras una paliza dada por los enfermeros para obligarlo) y murió al poco tiempo por una infección.

2 frase

Ahora lo vemos claro, ¿Cómo nadie lo había deducido antes? El lavado de manos es una rutina que nadie discute, pero en el siglo XIX se creía que el origen de la enfermedad era una lesión interna o bien se debía a contagio de miasmas (aéreo). Tuvieron que pasar años para que sus teorías fueran rescatadas.
Una generación de médicos murió, en vida no pudieron aceptar la nueva estructura de comportamiento. La verdad emergió medio siglo después, el estudio de los microorganismos impuso la asepsia antes de la cirugía, fue entonces cuando se dio el cambio de paradigma.
Si la sociedad médica hubiese abierto su mente y aceptado la teoría del Dr. Semmelweis, miles de madres hubiesen visto a sus hijos crecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s