El hábito, ¿hace al monje?

Vamos a ver, si en algún momento siento la iluminación, la llegada de las musas, el momento de lucidez …. Ese algo que me sirva de punto de partida para dar salida a esta, mi primera entrada en un blog. Ese tan ansiado post, que me inicie en este apasionante mundo de desnudar mis pensamientos en el espacio virtual.

laos_luang_prabang_alms_monks-554822

Espero con esto, que ocurra como con otros aspectos de la vida y a base de practicar se convierta en hábito.  Hay teorías que indican que un nuevo hábito se adquiere repitiendo una conducta durante 21 días seguidos, otras hablan de un promedio de 66 días, según la dificultad que conlleve crear dicho hábito. Sea de una forma u otra solo espero, a lo largo de este año, sentarme delante del ordenador, haberme convertido en un aceptable Blogger y que la inspiración vaya fluyendo.

Hablando de hábitos, desde mis comienzos en gestión, la sensación de afrontar retos que terminan convirtiéndose en un hábito es una sensación que he tenido en innumerables ocasiones. Retos que no encuentro relacionados con mi desarrollo profesional, que me son impuestos en mi día a día, para dar respuesta a las necesidades de otros departamentos de la organización, o tal vez así lo perciba yo.

Llegado este momento creo que es necesario hacer un inciso para indicaros que dessempeño mi labor profesional en un entorno donde todo está muy horizontalizado y donde somos “los mismos” para hacer un poco de todo. Aunque seguro que esto será exportable al resto de nuestro sistema sanitario.

En mi proyecto de Gestión, el que compraron cuando realice el proceso de selección para acceder a un puesto en el equipo directivo, indicaba que mis funciones de manera generalizada eran:

  • Gestión Clínica de los Cuidados
  • Adecuación de los Recursos Humanos y Materiales a la Actividad Asistencial
  • Evaluar las Competencias de los Profesionales dependientes de mi Área de conocimiento
  • Gestionar los Recursos Materiales
  • Gestión de la Calidad y Seguridad

Pero en mi día a día, como indicaba anteriormente, aparecen todas esas funciones, que casualmente se están convirtiendo en prioritarias y que copan la mayor parte de mi jornada laboral. En este caso solo referiré alguna por departamento.

  • Recursos Humanos: Participación en los Comités de Empresa, Desarrollo de procesos de selección (hacer exámenes, entrevistas a los profesionales) ….
  • Aprovisionamiento: Dotación de nuevos centros, justificación y rejustificación tanto de compras como de reposiciones de material obsoleto ….
  • Comunicación: Generar impactos positivos en salud, atender a medios (radio, televisión), hacer fotos, grabar videos …
  • Gabinete Jurídico: Asesoría permanente, defensa (que no traslado) de expedientes …

Seguro que me dejo algo atrás, pero eso sí, cuando descubra el qué, lo haré lo antes posible y con una sonrisa en la cara.

Dicho todo esto quería dejar unos interrogantes que a mi parecer están en sintonía con el nombre de nuestro blog.

¿Marcamos nuestras prioridades en gestión o estas se van desarrollando a La Carta? ¿Se priorizan las necesidades de Gestión que identificamos en nuestros entornos o prácticamente todo viene impuesto a nivel macro?

Particularmente, mientras encuentro respuesta a estos interrogantes, continuaré practicando para futuras entradas en este Blog con la esperanza de adquirir un nuevo hábito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s